Que ver en Coimbra

Coimbra que ver y alrededores

Normalmente los españoles solemos visitar la ciudad poética: Lisboa, que siempre enamora con sus vetustos tranvías, sus monumentos de los descubridores, y ese pueblo antiguo situado en el centro de la ciudad que es el antiguo barrio de Alfama. Un viaje que enamora y que siempre deja la sensación de que hay que volver.

Las playas del Algarve, en el sur del país, sugieren una eterna primavera en la que la que refrescarnos en las aguas del inmenso Atlántico, mientras visitamos los pueblos marineros que aún perduran.

En el norte, Oporto, la capital del vino y de los puentes metálicos que sortean la desembocadura del río Duero, es otro punto que atrae por los contrastes y los barcos antiguos cargados de toneles que navegan por las aguas de este gran torrente, un río que divide la ciudad en dos orillas.

Portugal, además de estas ciudades, también tiene otros destinos en los que prolongar nuestra estancia. Un lugar entrañable como el rústico Alentejo, con sus pueblos agrícolas que mantienen la esencia del país o, lugares del norte, puntos de paso en los que no se pausa con el coche, sitios que se desvanecen mientras apuramos para llegar a otros destinos.

Por esta ruta que te proponemos, vamos a recorrer la ciudad de Coimbra y sus alrededores. Lugares y paradas llenas de atractivos en los que detenerse. Esta capital de la región es una ciudad universitaria salpicada de monumentos centenarios que conserva los atractivos de un pueblo de provincias. Sus avenidas y callejuelas aún guardan parte del esplendor que le produjo ser la primera capital del reino. No obstante, Coimbra destaca por la conservación de las antiguas dependencias académicas que hicieron de este lugar un punto de encuentro de las letras y las ciencias. La Universidad es una institución que funciona desde el siglo XIII.

Dentro de la urbe, no puedes dejar de visitar el Portugal de los Pequeñitos. Un curioso museo didáctico donde tus niños podrán soñar con cuentos infantiles y recorrer un mundo de casitas en miniatura adaptadas a su tamaño.

Cercano a este singular parque temático, deberías acercarte hasta los magníficos jardines del hotel Quinta das Lágrimas, abiertos al público, en cuya hacienda brota una arboleda con plantas procedentes de todo el mundo. En este vergel se vivieron los episodios reales de los encuentros amorosos entre el príncipe de Portugal y la gallega Inés de Castro. Una apasionante y auténtica historia medieval de pasión, en la que no faltan traiciones, asesinatos y venganzas, que te contaremos desde sus escenarios reales y cuya intensidad ha inspirado a escritores y poetas de todo el mundo.

Salimos del centro de la ciudad a conocer los atractivos de la comarca. A pocos kilómetros visitaremos las ruinas romanas de Conímbriga, las más importantes del país de esta época de la historia, que nos devuelven a los tiempos en que el Imperio de los césares dominó todo el mundo conocido.

Por el norte, a escasos 17 kilómetros de la ciudad, llegamos al pueblo de Mealhada. Un lugar cuyo nombre suena por todo el país por ser la capital del lechón o cochinillo y que, como Segovia o Arévalo, es una parada irresistible para saborear este manjar gastronómico.

Por último, a 10 kilómetros de Mealhada, cerca de la villa de luso, visitaremos el Palacio de Bussaco, una fastuosa mansión que iba a ser una segunda residencia del último rey de Portugal, donde el monarca cazaba en los bosques que la rodean y cuya frondosidad recuerda a un bosque encantado.

Este edificio, que inicialmente iba destinado a los reyes, es en la actualidad un hotel donde puedes alojarte con todo tipo de lujos y, posiblemente, sea una de las estancias más románticas que te puedas imaginar. Un edificio fastuoso con una exuberante decoración.

El bosque de Bussaco, que rodea a este palacio-hotel, es un inmenso jardín del que brotan especies vegetales de todo el mundo, cuyos caminos, cubiertos de helechos y hiedras, así como con enormes árboles centenarios y exóticos, invitan a realizar apacibles senderos. Y, por qué no, imaginar historias fantásticas de monjes eremitas, los plantadores de este paraíso arbolado, unos frailes que buscaban entre estas paradisíacas espesuras el acercamiento a lo divino.

Como llegar a Coimbra

Te recomendamos que llegues en coche para poder desplazarte por las excursiones que te hemos relatado. Desde el norte de España, por Vigo, tienes autopista directa hasta Coimbra, en la vía de pago que comunica paralelamente el país, por la parte más al oeste del país.

Desde Madrid, por Ciudad Rodrigo-Vilar Formoso- Guarda-Viseu. Por Badajoz , puedes llegar por autopista hasta Lisboa y desde allí emprender ruta al centro también por esta vía rápida. Desde Andalucía, por el sur de Huelva, llega la autopista del Algarve hasta Lisboa, donde puedes enlazar con otros destinos. No hay aeropuerto en Coimbra, si acaso el más cercano es el de Porto a 116 km. o el de Lisboa a 197 km.

Donde Comer en Coimbra

Si has visitado Portugal, ya sabrás que el plato típico es el bacalao desalado, delicioso manjar que no puedes dejar de probar en cualquier viaje al país y que se prepara de distintas formas, aunque las más habituales son al horno o rebozado.

Se acompaña con sabrosas patatas asadas, pimientos, cebolla o arroz y casi pidiendo una única ración ya es suficiente, por la abundante guarnición que se complementa. En casi todos los restaurantes del país puedes pedir este plato. También, en la mayoría de los establecimientos, se suelen ofrecer excelentes sopas o caldos de verduras de primer plato, por un precio muy popular, poco más de un euro.

En Coimbra, lugar intermedio entre la costa y la montaña, se ofrecen todo tipo de gastronomía de ambos mundos, como las anguilas de la ría de Aveiro, o sardinas frescas, mientras que de la montaña vienen sabores como el cabrito asado, o diversas preparaciones de pato. Para el vaso, se pueden acompañar las delicias con excelentes vinos de la comarca, que son de los más afamados del país. De postre, una fina repostería inunda el paladar de dulces sensaciones, como los típicos dulces de Santa Clara de Coimbra.

Como alternativa popular, otro plato típico del país es el pollo asado, estilo barbacoa, denominado en portugués como frango. No hay problemas de restaurantes en la ciudad, de todas las categorías y precios, incluidos los de ámbito estudiantil, más baratos. Pero sin duda, tendrás que comer el lechón asado en Mealhada, plato que ya te hemos explicado en uno de los artículos de esta ruta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *