rutas por el valle genal
Posted By viajeeuropa
Valle del Genal

Ruta por el Valle del Genal

Una de las principales bazas de este valle es su riqueza ecológica. Y aunque no está considerado como parque natural en sí mismo, casi todos los pueblos del Alto Genal forman parte del Parque Natural de la Sierra de las Nieves que, además, es Reserva de la Biosfera. El mejor punto de partida para tu ruta será la ciudad de Ronda, dividida en dos por el famoso Tajo, una garganta profunda con vistas estremecedoras. Visita su Museo del Bandolero para familiarizarte con la escarpada serranía donde campaban a sus anchas bandidos como José María El Tempranillo o Pasos Largos.

Después, toma la A-376 en dirección a Marbella y desvíate en el segundo cruce a la derecha para llegar a Igualeja, el primer pueblo del Alto Genal. Y es que es aquí donde nace el río, en un paraje de frondosa vegetación al que merece la pena que te acerques. Muy próximo se halla Pujerra, rodeado de castaños por todos lados. La castaña es uno de los productos típicos de la comarca y su cooperativa es la de mayor recolección de todo el valle, que según la temporada puede sobrepasar el millón de kilos. Sigue ruta hacia Parauta y disfruta con el bucólico paisaje que te brindan los almendros, higueras y olivos, amén de alcornoques, encinas y castaños. Tampoco pierdas de vista los bosques de pinsapos, un tipo de abeto muy escaso en la actualidad y del que sólo quedan algunas hectáreas en Andalucía.

Si eres un poco observador, nada más llegar a Parauta te darás cuenta de que no hay apenas postes eléctricos, pues los cables de la luz se esconden bajo tierra, y por supuesto tampoco verás antenas de telefonía móvil. Con razón está catalogado como Pueblo Ecológico, el segundo lugar de Europa que consiguió este honorífico título después de Ohanes, en Almería.

Antes de abandonar el pueblo, entra en la tienda familiar La Pilonga de Parauta, especializada en productos elaborados a partir de castañas (mermeladas, tartas, salsas,et). Luego, continúa hasta Los Riscos de Cartajima, cerca del pueblo que les da nombre, para sorprenderte con su espectacular cascada de agua.

La carretera prosigue en dirección a Júzcar. Acércate a ver las ruinas de lo que fue la Real Fábrica de Hojalata, la primera que hubo en España en el siglo XVIII. Después de reponer fuerzas, visita Faraján, que además de albergar el dolmen de El Romeral, es el lugar perfecto para que te aprovisiones de exquisitos productos derivados del cerdo; aquí las piaras sólo se alimentan de bellotas.

El último pueblo del Alto Genal es Alpandeire en el que, si te pica la curiosidad, puedes buscar la picota en la que se exhibía a los ajusticiados a principios del siglo XIX, un vestigio que aún se conserva en el camino del Quejiguillo. En el centro de la villa se ubica la iglesia de San Antonio de Padua, conocida como la catedral del Genal por su monumentalidad. Baja a la cripta, donde se conservan restos de personas momificadas. Es posible que te cruces con grupos de peregrinos. Y es que la figura de fray Leopoldo de Alpandeire, que dedicó su vida a los más necesitados de Granada, atrae a centenares de devotos. Murió en 1952 en la ciudad de la Alhambra, pero aquí está su casa natal, que es Monumento Histórico-Artístico.

Bajo Genal

Inicia tu ruta por el Bajo Genal en Atajate, de tan sólo 173 habitantes. Puedes llegar de dos formas: desde Alpandeire, por la MA-515 y luego por la A-369; o desde Ronda a través de la nueva vía que llegará hasta Gaucín y cuyo primer tramo hasta Atajate se inauguró a principios de año. En este pueblo se celebra cada noviembre la Fiesta del Mosto. Pero vayas en la época que vayas, debes catar el dulce mosto de esta tierra y probar uno de los platos típicos de la comarca: el saltavallao, un guiso de tomate, pimiento, cebolla y ajos. Lo preparan muy bien en el Mesón La Sierra.

Prosigue por la A-369 y te toparás con Benadalid. Pasea por sus calles y comprueba que no hay antenas de televisión sobre el tejado de sus casas encaladas. Y no es que aquí no haya llegado la civilización; es que la señal llega al Ayuntamiento y desde él se transmite a los hogares a través de cables subterráneos. Acércate a su castillo árabe, que ahora acoge el cementerio cristiano.

La siguiente población de la ruta es Benalauría, un coqueto pueblo blanco de piedra, cal y teja que se ha convertido en uno de los más turísticos por su afán emprendedor y por lo bien conservado que está. Asciende sus ligeras pendientes y detente a leer sus paneles explicativos acerca de su historia o de tradiciones como la del descorche de los alcornoque de la zona. Visita el Museo Etnográfico , que se ubica en un antiguo molino de aceite del siglo XVIII y donde puedes observar toda clase de enseres relacionados con la almazara. Y si te gustan las celebraciones ancestrales, vuelve por aquí el primer fin de semana de agosto para asistir in situ a su Fiesta de Moros y Cristianos, una de las más vistosas de España.

El río que te lleva

Muy cerca está Algatocín, donde puedes comprar un excelente queso de cabra artesanal. Y a unos 15 km por la MA-536, llegarás a Jubrique. El río Genal, no muy caudaloso pero sí transparente, cruza la vía en un tramo del recorrido. Disfruta de la belleza de este enclave en estado puro, oxigenado por un tupido bosque de castaños. Sus frutos, junto con el corcho y el turismo rural, son los principales recursos económicos de esta comarca emergente.

De vuelta a la A-369, desvíate a Benarrabá. Descubre alguna de sus casas del siglo XVI, como la Casa de Lola, y fíjate en su fachada con figuras de color rojo en forma de estrellas, aspas, cruces y abanicos. En la noche del 5 de enero podrás asistir a la representación en vivo del auto sacramental de los Reyes Magos, tras el que se entregan los regalos en la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación. La A-369 sigue hasta Gaucín, el último pueblo del Bajo Genal. Sube hasta el castillo del Águila y, si el día está claro, desde sus torres podrás contemplar el peñón de Gibraltar y el norte de África.

Retoma la MA-536 y luego desvíate a la izquierda por la MA-537 hasta Genalguacil, uno de los pueblos con más encanto de todo el valle del Genal. Admira las esculturas que se exponen a cielo abierto en sus empinadas calles: de madera, de barro, de hierro, todas las obras han sido realizadas durante los Encuentros de Arte del valle del Genal, que se celebran aquí cada dos veranos, en la primera quincena de agosto. Luego haz un alto en el camino y siéntate a la mesa en la venta La Cruces (952 15 20 39). Puedes comer las típicas gachas, el salmorejo de carne o un gazpacho caliente.

Si tienes alma de senderista aprovecha que estás inmerso en el Paraje Natural de los Reales de Sierra Bermeja, compartido por los municipios de Estepona, Genalguacil y Casares. Aquí crecen bosquetes de pinsapos, una especie única que puede vivir hasta cuatrocientos años y alcanzar 30 metros de altura. Así que aprovecha y sigue su pista, porque es un privilegio verlos así, en estado puro. Además, te cruzarás con bosques de enebros, alcornoques y algún ejemplar de pino negral. Es fácil que veas algunos halcones y gavilanes sobrevolando la zona.

A pie o a pedales

Para una primera toma de contacto el itinerario más recomendable es el que, desde el puerto de Peñas Blancas (1.100 metros), se encamina hacia Los Reales a través del conocido como Paseo de los Pinsapos. La senda, que se inicia en la carretera MA-536 (Jubrique-Estepona), te llevará por encima de los 1.400 metros de altitud, y obtendrás unas magníficas vistas sobre la costa malagueña: el Mediterráneo, el Atlántico y, como telón de fondo, el litoral africano.

Además, puedes recurrir al apoyo de empresas de turismo activo como Pangea , donde trabajan monitores que conocen muy bien la zona. Su sede está en Ronda pero organizan actividades por el valle del Genal durante todo el año. La que más éxito tiene es el descenso por el cañón de la Sima del Diablo, en las cercanías de Júzcar. Para un grupo entre 7 y 9 personas, con monitor, seguro y equipo de neopreno incluidos. También realizan una ruta en bicicleta de montaña bordeando el curso del río Genal. Ésta actividad dura un día entero y tiene un nivel de exigencia alto. Los menos deportistas pueden optar por un recorrido de unas cinco horas en todoterreno, con observación de aves incluida.

DUERME EN UN ALBERGUE

En Benaoján, también en el Alto Genal, se ubica la empresa Sexima Turismo Rural, que despliega todo su poder organizativo por esta parte del valle. Su especialidad es el senderismo con interpretación medioambiental. Pero también organizan actividades de espeleología, escalada deportiva y descenso de cañones. Para un grupo de diez personas, con monitor y equipo incluidos. Y lo mejor: ellos mismos te facilitan el alojamiento en su albergue La Ermita, que cuenta con 52 plazas y está en la vieja estación del pueblo. Dispone de habitaciones pequeñas para dos o cuatro huéspedes y otras con capacidad hasta para 16 personas, además de tener cocina en zonas comunes y amplios jardines.

Si te gusta montar a caballo y tienes cierta experiencia, esta el picadero La Granja, en Ronda. Cuentan con una veintena de caballos para clientes y guías especializados. Además, organizan rutas de unas cinco horas por el valle del Genal, con almuerzo incluido . Y la Escuela de Arte Ecuestre Costa del Sol, con sede en la localidad de Estepona, realiza excursiones de dos, tres o cuatro horas por la cercana sierra Bermeja .

Cómo llegar

Desde Madrid a Málaga hay 544 km, lo que en coche supone unas 4 horas y media de viaje. Hay que pasar Marbella y seguir hasta San Pedro de Alcántara, donde está el desvío en dirección a Ronda por la A-376. Desde esta carretera se accede ya a los pueblos del Alto Genal. Si llegas en avión a Málaga, alquila un coche en el aeropuerto . Y si eliges el tren, Renfe hace el trayecto Madrid-Málaga en el Talgo 200, por la línea del Ave hasta Córdoba. Son unas 4 horas y cuesta 86,40 €/ida y vuelta. En la estación puedes coger un autobús a Ronda y aquí enlazar con otro de la compañía Comes que viaja a diario a Benalauría.

Duerme junto a un telescopio

Un lugar original y donde puedes elegir entre un hotel, bungalós de madera o camping, es el Complejo Turístico Salitre, en Algatocín (Ctra. Comarcal A-373. Pedanía de Salitre.). Cuenta con su propio observatorio astronómico: un telescopio de gran calidad que unido a la ubicación del complejo en plena naturaleza, es idóneo para observar el cielo. Apúntate a una de sus sesiones de iniciación a la astronomía. En Benarrabá, el hotel rural Banu Rabbah dispone de habitaciones con vistas al valle y el jardín, además de su piscina para el verano.

Entre corderos y castañas

Además del saltavallao son muy típicas las migas, las sopas de pan y ajo, el conejo guisado y los platos con cordero. De postre, roscos de vino y la tarta de castañas, que puedes acompañar de una copita de mistela (licor casero de agua, azúcar, aguardiente y canela). En Parauta puedes disfrutar de un buen churrasco en el Mesón La Laja . En Benalauría, el Mesón La Molienda sirve entrantes como la ensalada malagueña de naranja, y platos de carne como el cordero en salsa de almendras. En Benaoján, la Cueva del Gato ofrece una sopa de pimientos rojos exquisita y carnes a la brasa. Y en Benadalid, en El Alambique, prueba su crema de castañas.

De compras

En el Museo Etnográfico de Benalauría venden algunos de las exquisiteces que elabora el taller artesanal La Molienda Verde, como la castaña extra y la crema de castañas al brandy o en almíbar, o sus deliciosas mermeladas de membrillo o tomate.

En Benarrabá puedes comprar alguno de sus embutidos típicos como chorizos, morcillas o salchichones. Y en Algatocín hacen un sabroso queso de leche de cabra que no tiene nada que envidiar a los franceses. Llévate uno.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *