Castillos de Gales

top castillos en gales

Los castillos y costas, dos elementos fundamentales en la geografía de Gales. Es en el sur del país donde este paisaje es único ya no solamente en la isla de Gran Bretaña, sino en el mundo entero, y es que resulta difícil encontrar lugares que puedan enfrentarse a la belleza que ofrecen los verdes valles rodeados de montañas y ríos junto a unos protagonistas hechos de piedra, los castillos.

Tesoros de piedra

Como tesoros de piedra son considerados muchos de los castillos de Gales, y es que algunos no dejan de ser ruinas pétreas que ofrecen un aspecto casi fantasmagórico mostrando al exterior su osamenta de piedra, pero es precisamente esta imagen ruinosa la que maravilla a todos los que se acercan a visitarlos. Con otros, sin embargo, el paso del tiempo ha sido más placentero con ellos y muestran un aspecto casi similar al que tenían en el momento en que fueron construidos, conservando sus almenas, sus torres y sus grandes salones en el interior.

Tres tipos de castillos hay en Gales

Los historiadores del país de Gales clasifican los castillos según la época en la que fueron construidos:

  • Los primeros castillos serán construidos por los normandos. El hecho que marcará el inicio de sus construcciones será el intento por parte Normandía de terminar con los galeses después de producirse la conquista de la isla. El lugar en el que se enclavaron estos castillos fueron sobre antiguas fortificaciones de la época romana. La mayoría están en el sur del país.
  • Pocos son los castillos que se conservan de la segunda etapa. En el siglo XIII, y mientras el país se encuentra sumido en plena revuelta por conseguir el poder por parte de distintas facciones, los príncipes construirán sus castillos y fortalezas en territorios de difícil acceso, como en promontorios aislados.
  • En la última etapa, a finales del siglo XIII, un personaje llevará a cabo la construcción de grandes castillos, y es que Eduardo I los mandó edificar para terminar con las rebeliones que en el norte del país se estaban produciendo.

Castillos de Gales

Todos tienen una historia detrás que los convierten en los mejores legados para conocer la historia de Gales. Es evidente que no están todos, pero si los que merecen la pena ser visitados en cualquier viaje que se realice a Gales:

  • Castillo de Chepstow: tiene el honor de ser el primer castillo de piedra que se hizo en Gran Bretaña, y es que fue construido en el año 1.067. Se encuentra en la frontera con Inglaterra junto al río Wye.

castillo-de-chepstow

  • Castillo de Laugharme: si se quiere conocer un ejemplo de castillo de la época medieval galesa, este está considerado como el mejor. Construido en el siglo XIII, está enclavado en el estuario del río Tâf.
  • Castillo de Carreg Cennen: su enclave geográfico lo convierte en el castillo más espectacular de Gales, y es que se encuentra suspendido sobre un risco que está encima del río Cennen. Para los amantes de los caballeros de la mesa redonda y las leyendas artúricas, este castillo es parada obligatoria. Según la leyendabajo los muros del castillo está dormido uno de los caballeros del rey Arturo.

Castillo de Caerphilly

El Castillo Caerphilly es un castillo normano que domina el centro de la ciudad de Caerphilly, al sur de Gales. Es el castillo más grande de Gales, el segundo más grande de Europa y una de las fortalezas más grandes de Europa. Fue construido entre los años 1268 y 1271 y es un ejemplo temprano de un castillo concéntrico. Está rodeado por lagos artificiales para prevenir el ataque de invasores y prevenir el derrumbamiento de sus paredes.

A diferencia de muchos otros castillos de GalesCaerphilly no fue construido por el Rey Eduardo I, sino por Gilbert “the Red” de Clare”, un poderoso hombre noble de descendencia normanda y lo hizo en respuesta a la disputa que tuvo con el Príncipe de Gwynedd, Llywelyn el Último. Al principio la disputa estuvo mediada por Enrique III (1216-1272), quien mandó a un obispo a tomar control temporáneo del castillo hasta que los problemas se hayan solucionados. Sin embargo, Gilbert terminó tomando el control del castillo.

Gilbert tuvo el control del castillo hasta el reinado de Eduardo I (1272-1307). Cuando Llywelyn falló en cinco ocasiones de proveer los servicios que el Rey le pedía, fue despojado de sus obligaciones y sus tierras fueron invadidas por el Rey Eduardo. Desde ese momento, fue utilizado principalmente como una base para las operaciones de Clares y luego de Despensers.

Las fuerzas de Owain Glyndwr capturaron el Castillo Caerphilly en 1403, pero la ocupación duró cien días. Regresaron dos años después con la ayuda de fuerzas francesas en 1405 y retomaron el castillo por un año más. Algunos cambios se hicieron por sus siguientes dueños, Richard Beauchamp, Richard Neville y Jasper Tudor, probablemente debido a sus usos estratégicos.

castillo-de-Caerphilly

El Castillo Caerphilly fue cayendo gradualmente a pesar de que se hacían mantenimientos de algunas partes de el, notablemente en la entrada este, la cual fue usada como una prisión. A pesar de no haber sido muy afectado por la Guerra Civil de 1642-1648, los daños infligidos por el ejército parlamentario en 1648 condujeron a uno de los cambios más notables del castillo, la inclinación de su Torre Sureste. La torre tiene 20 metros de altura y se inclina 3 metros de la perpendicular. Las condiciones del castillo empeoraron hasta finales del siglo XVIII, cuando el primer marqués de Bute empezó su trabajo de preservación. Tres generaciones de marqueses mantuvieron los detalles del castillo y continuaron los planes de preservación. Finalmente pasó a manos del gobierno, en 1950; su restauración y preservación continúa hasta hoy por Cadw (Monumentos Históricos de Gales).

Hay algunos debates sobre si el daño de la famosa torre inclinada fue causado por el ejército parlamentario u ocasionado por su hundimiento. De cualquier manera el Castillo Caerphilly, también conocido como Castillo de Clase Locomotora, es una impresionante construcción que merece ser visitada.

El Castillo de Pembroke: acércate a la historia medieval de Gales

Uno de los monumentos mejor conservados de toda la Gran Bretaña y que te permitirá sumergirte en la historia medieval de Inglaterra y, especialmente, de Gales es el fascinante Castillo de Pembroke.

Esta fortaleza llena de túneles y escaleras es el perfecto escenario de una película medieval. Durante tu visita podrás conocer como era la vida en este impresionante edificio y en la época en la que vivían aquí los grandes barones de la historia de Inglaterra. No podemos olvidar que en Premboke nació Enrique Tudor, padre del famoso Enrique VIII y el abuelo de Isabel I. Se trata, por lo tanto, de un lugar fundamental para la historia de Inglaterra y la dinastía de los Tudor.

castillo-Pembroke

Realmente la historia de este Castillo es una muestra viva de la larga historia inglesa desde que en el siglo XI se construyó el pequeño recinto interior al final del promontorio. Aproximadamente 100 años después se añadiría la espectacular torre cilíndrica de 75 pies de altura y con cúpula de piedra, conocida como Torre del Homenaje, que caracteriza su silueta desde cualquier perspectiva.  Imponente y majestuoso, no se puede describir de otra manera.

Pembroke es uno de los mayores castillos de Gales, aunque en sus orígenes no era una propiedad real, sino la residencia privada de un señor de la época. Dentro de sus instalaciones aun podrás observar pinturas que representan la vida en aquella época dentro de sus murallas y copias de los objetos que se han ido a lo largo de los siglos: trajes, muebles…

Castillo Beaumaris

Castillo-Beaumaris

El Beaumaris Castle existe desde 1295 y fue el último y el más grande de los castillos construidos por el Rey Eduardo I en Gales. Fue levantado en un sitio completamente nuevo y es, posiblemente, el ejemplo más sofisticado de la arquitectura militar medieval de Gran Bretaña. Alrededor de 2.600 hombres participaron en el trabajo de construcción durante el primer año.

Beaumaris Castle es, sin duda, el último de los castillos, construido con una simetría casi geométrica. Concebido de modo integral, un gran anillo interior de defensas está rodeado por un circuito exterior de paredes, combinando así un nivel de fortaleza y de potencia de fuego casi sin precedentes. Antes de la edad del cañón, el atacante, sin duda, debería enfrentarse con una fortaleza inexpugnable. Sin embargo, irónicamente, los trabajos de construcción nunca fueron completados del todo, y el castillo vio muy poca acción, aparte de la Guerra Civil en el siglo XVII.

El Castillo Beaumaris posee un circuito jalonado por 16 torres y 2 puertas. En el lado norte, la puerta Llanfaes que, probablemente, nunca fue terminada. Del otro lado, la puerta al lado del mar aún conserva la evidencia de solidez. Un supuesto atacante tendría que enfrentar 11 nuevos obstáculos antes de poder ingresar al corazón del castillo. El atacante podría ser capturado en la puerta-pasadiza entre las paredes internas y externas y no podría sobrevivir por mucho tiempo. Una gran lluvia de fuego cruzado saldría disparada desde todas las direcciones.

Es evidente que el Castillo Beaumaris es una maravilla arquitectónica y que ha sido construido con sumo cuidado y excelentemente pensado para resistir cualquier ataque exterior, tan frecuentes en aquellas épocas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *