Cardiff Bay

Cardiff Bay que ver y hacer

Aquella mañana fresca nos levantamos muy temprano. Con el silencio del despertar del día dirigimos nuestros pasos hacia Cardiff Bay, la conocida bahía de la capital galesa. Hacía unos minutos que los primeros rayos de sol habían aparecido, pero aún no tenían la fuerza suficiente como para calentarnos, así que apresuramos el paso por Bute Street, la calle que lleva directamente hasta la zona más costera de Cardiff.

Es uno de los lugares de ocio de la ciudad; de los más animados y ambientados en la noche galesa, pero también ofrece uno de los mejores y más refrescantes paseos mañaneros. Es un placer dirigir los pasos sin un destino concreto, observando como paulatinamente se van abriendo las tiendas y cafeterías del lugar.

En una de ellas nos tomamos un delicioso chocolate caliente para entonar el cuerpo mientras tranquilamente dejábamos perder nuestra mirada en la línea costera, en sus calas, en su puerto, en su mar, en los reflejos del día.

Paseamos nuestra mirada a todo nuestro alrededor. A nuestra izquierda el Wales Millenium Centre y el Senado, así como su llamativa iglesia en piedra roja junto a la amplia plaza Roald Dahl. Al fondo, siguiendo el paseo por la caleta, la iglesia noruega, clásica del norte de Europa, en blanco con el tejado negro. A nuestra derecha la parada de lo que ellos llaman WaterBus que hace recorridos por la bahía de Cardiff, el Mermaid Quay, lugar exclusivamente dedciado a tiendas, bares y restaurantes, y, sobre todo, el Techniquest, una de las visitas que no debéis perderos en Cardiff, especialmente si váis con niños.

A nuestra espalda, bajando por la Bute Street nos habíamos dejado varios museos y galerías. Bien pensado, sólo Cardiff Bay ya se merece pasar el día allí, y simplemente, disfrutar de todos sus rincones de ocio, o simplemente, paseando y dejándose llevar por la brisa marina. Consulta nuestra Guía de la ciudad de Cardiff que ver y hacer.

Wales Millenium Centre

El Wales Millenium Centre es un imponente edificio que veremos nada más llegar a la bahía de Cardiff, no sólo por su situación privilegiada, sino también por su magnitud y belleza. Inaugurado por la reina Isabel II en el año 2004, acoge a la Opera Nacional de Gales además de ofrecer otros muchos eventos relacionados con el mundo del espectáculo, como teatro, ballet, musicales o danza moderna.

El edificio es una obra de arte que irradia luz y amplitud, máxime cuando entras dentro, donde ya te recibe un espacio abierto luminoso y acristalado que lo hace parecer aún más grande si cabe. En el interior hay tres zonas públicas claramente diferenciadas:

  • La recepción
  • Angorfa
  • Glanfa

Angorfa se encuentra nada más entrar a la izquierda y destaca por el dragón de acero, obra de Petersen, símbolo de la unidad galesa, y que tantas veces pudimos ver en las banderas del país y en muchos de los pubs y bares de las ciudades por donde fuimos pasando. También destacan en esta zona las cascadas de agua que caen desde la planta superior hasta la baja, frente a una cafetería que queda justo debajo. Estas “colourfall” son obra de Amber Hiscott.

Glanfa, dotada de una especial anchura, es la zona más espaciosa del Wales Millenium Centre, especialmente diseñada para la espera de los clientes, antes de ver los espectáculos. Lo conocen como el Waterside, pues se encuentra a la derecha de la entrada, y sus inmensas cristaleras permiten la visión del mar que se extiende en la bahía. Allí podremos descansar en algunas de sus cafeterías o recorrer la zona de tiendas de recuerdos.

En la zona de teatros nos encontramos con otras tres zonas:

  • Donald Gordon Theatre
  • Weston Studio Theatre
  • Rehearsal Studios

Habitualmente suele estar abierto de lunes a viernes de 10 a 18 h. y sábados y domingos de 11 a 17 h. salvo que haya espectáculos en cuyo caso, el cierre se prolonga hasta la hora de finalización del evento.

Visitar y ver Mermaid Quay en Cardiff

Mermaid Quay ofrece una buena selección de restaurantes, bares, tiendas y museos en los que podrás pasar una buena parte del día. Hay más de 20 restaurantes de distintas nacionalidades, donde podrás comar desde pizzas hasta un buen kebab; desde comida rápida hasta una deliciosa cena a la luz de las velas frente al mar.

Como ya os contamos, llegamos a primera hora de la mañana, y por eso pudimos saborear mejor el lugar y disfrutar deteniéndonos en los detalles de este centro de ocio abierto al mar. Es como un gran muelle, con suelos en madera entabladas, con edificios modernos de no más de su planta baja y un piso, en algunos de los cuales los restaurantes ofrecen unas preciosas terrazas con mesas que prácticamente cuelgan sobre el mar. Los edificios, sin dejar de lado esa modernidad mencionada, tiene un estilo clásico galés y un encanto marinero irreprochable que me recordó muchísimo a lo que me encontré hace un par de años en la bahía de San Francisco. Por las noches, el ambiente es muy animado, como en toda Cardiff, pero además ofrece mucho espacio al aire libre del que disfrutar, sobre todo en verano.

Pero no todo son restaurantes o bares, pues también presume Mermaid Quay de sus tiendas, algunas exclusivas y de alta calidad.

Un paseo más detenido nos llevará por las curiosas muestras de arte que tiene, como las estatuas de los niños y el padre que están apoyadas sobre una de las vallas que separa el muelle del mar. Esta escultura hecha en bronce, fue realizada por John Clinch y se la conoce en Cardiff como “People like us“. También podemos disfrutar de los versos del famoso poema galés “Cargoes” con el que se rinde tributo a la época dorada de Cardiff Bay, y a cuyo alrededor hay diversas esculturas de animales. O ver el curioso reloj del Capitán Willows instalado en alto en una de las fachadas de esos edificios hechos en ladrillo que hay junto al mar y que en la noche brilla por sus luces de neón, simbolizando la conjunción del agua y la luna.

Podríamos seguir así, describiendo cada detalle que allí pudimos observar, pero lo cierto, lo realmente bonito del lugar, no es tanto lo que hay sino lo que se siente. Restaurantes y tiendas podremos encontrar por toda Cardiff, pero pasear sobre todo en la mañana, cuando el día se está despertando, allí junto a la bahía, es una sensación única.

Pisar ese muelle característico de Mermaid, y mirar hacia los edificios y verlos ir abriendo sus ojos y sentados en cualquiera de sus terrazas, con una buena taza de chocolate en las manos para calentarnos, disfrutar viendo la vida nacer un nuevo día en Cardiff Bay.

Infórmate mas y disfruta con nuestra guía de que ver en Gales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *