Caceres 7 lugares de la provincia

7 lugares para ver en la provincia de caceres

Escapadas a Cáceres: los 7 mejores lugares de la provincia

Si estás planeando alguna escapada para desconectar del estrés diario y dejar atrás el ajetreado ambiente urbano, la provincia extremeña de Cáceres puede ser una de las mejores candidatas para lo que estás buscando, tanto si es en familia como con amigos o en solitario. Rica en paisajes verdes y piscinas naturales, es un destino óptimo para las rutas de senderismo por montañas o el recorrido turístico a través de pueblos recónditos y con mucho encanto histórico y arquitectónico.

Aquí te dejamos siete lugares cacereños para ir abriendo un poco tu apetito:

Ciudad de Cáceres

La capital de la provincia, que tiene sus brazos abiertos a las visitas en cualquier época del año, no podía faltar en esta lista. Lo interesante es recorrer, aunque sea a lo largo de un sólo día y sin perderse ni uno, los rincones más espectaculares de esta completa urbe medieval y del Renacimiento, que tiene el don de trasladar al turista a épocas pasadas.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, el municipio presume de monumentos emblemáticos como la Casa de Sol, el Palacio de las Veletas, la Torre del Bujaco o el Arco de la Estrella, en los que es recomendable tomarse fotografías que más bien tendrán el aspecto de postales.

Pero sin duda su escenario más bonito y espacioso es la Plaza Mayor, que parece recién salida de una película medieval. Empezará a configurarse a principios del siglo XIV, y el rey Fernando IV de Castilla otorgará a los habitantes permiso para poder habitar los espacios aledaños a la muralla. Lo que más impacta son sus grandes soportales, que se construyeron para “refugiarse” del calor extremo del verano.

Además, si quieres degustar los platos típicos de cada lugar que visitas, en esta ciudad vas a disfrutar de lo lindo, y es que Cáceres fue nombrada Capital Española de la Gastronomía 2015. Y por si fuera poco, el diario estadounidense The New York Times la incluyo en su lista de 52 lugares del mundo para visitar en el 2015, y lo ha hecho centrándose en su oferta culinaria.

Trujillo

Bajo los títulos de Ciudad Muy Noble, Muy Leal, Insigne y Muy Heroica, y ubicado a 46 kilómetros de la capital autónoma, el sexto municipio más poblado de la provincia tiene el privilegio de haber recorrido todas las etapas de la historia, desde pueblo romano hasta ciudad medieval. Además de los numerosos monumentos que enriquecen este mágico lugar, el plato fuerte de Trujillo son sus fiestas de interés turístico regional: la Semana Santa Trujillana y el Chíviri, celebrado el Domingo de Pascua.

Por otro lado, y no menos importante, si eres amante incondicional del queso, cada primer fin de semana de mayo se Feria del Queso en la localidad, a la que asisten artesanos queseros de diferentes nacionalidades y se organizan actividades como concurso de catas o talleres para aprender la técnica.

La Vera

Situada en el noreste de Cáceres, La Vera es una de las comarcas de la provincia con más encanto. Buena prueba de ello son sus impresionantes vistas desde sus 19 pueblos a la Sierra de Gredos, cuya máxima altitud se da en la provincia de Ávila, en la Plaza del Moro Almanzor (2.592 metros) .

Cuenta con numerosas zonas apropiadas para darse un buen chapuzón durante la época estival. Un ejemplo es el Lago de Jaraíz, que en el invierno transporta aguas muy frías que pasan a la temperatura idónea para un baño durante el verano. El enclave ha sido restaurado para poder comer o tomarse un refresco junto al lago.

Si lo que buscas es conocer monumentos históricos, acudir a Jarandilla de la Vera (uno de los pueblos más grandes de la comarca) puede ser la clave. A pocos kilómetros del Lago de Jaraíz se encuentra el Castillo de los Condes de Oropesa, una preciosa fortaleza que destaca por haber servido como residencia al emperador Carlos I de España y V de Alemania antes de su traslado al Monasterio de Yuste, también digno de ser visitado. Por cierto, no olvides probar el famoso pimentón de La Vera con el que se curan tantos productos porcinos riquísimos.

Garganta de Los Infiernos (Valle del Jerte)

Rodeada de vegetación caducifolia y de ribera, piornales serranos y pastizales alpinos, esta reserva natural se ubica en la famosa comarca del cerezo en flor, el Valle del Jerte, limítrofe al norte de Cáceres con las provincias de Ávila y Salamanca.

Con un camping “al lado”, este paraje presume de impresionantes cascadas, así como de rutas organizadas como la de Los Pilones. De tan sólo unos tres kilómetros, el sendero te permite disfrutar de vistas a grandes pozas entre las rocas, conocidas como marmitas gigantes, en las que puedes permitirte un baño si la temperatura no está en tu contra.

Te recomendamos un vistazo por las rutas geológicas por Caceres o un pueblo como Cuacos de Yuste.

Sierra de Gata

En la Sierra de Gata, conjunto de cumbres que pone nombre a la comarca de la esquina noroccidental de Cáceres, se descubren algunos de los pueblos con mayor personalidad arquitectónica de toda Extremadura. Concretamente, hay dos que no deberías dejar de visitar.

Robledillo de Gata. Su iglesia, con una poco frecuente planta hexagonal, ofrece un pórtico balconado desde el que puedes asomarte y observar todo el pueblo. Tendido al final de un valle que cada vez se hace más estrecho, sus calles, sinousas y retorcidas, esconden una enorme cantidad de pasadizos. Una vez allí, no puedes irte sin entrar al Museo del Aceite, donde ofrecen la posibilidad de catar distintos tipos de este líquido graso tan delicioso.

San Martín de Trevejo. Desde lo alto de la localidad arranca una calzada empedrada que sube hasta el Puerto de Santa Clara, en el límite con la provincia de Salamanca. Son cuatro kilómetros y medio que discurren en su mayor parte por el Castañar de Ojesto, uno de los más densos del norte de la provincia.

Parque Nacional de Monfragüe

Si tu intención es emprender una aventura entre espesa vegetación y deleitarte con la naturaleza al desnudo, el parque nacional de Monfragüe se posiciona como la mejor alternativa. De suaves montañas rodeadas de extensas dehesas, este parque fue el primer espacio protegido de Extremadura.

Su faceta más destacable es la de santuario de observación de aves. Muchos turistas acuden a la zona cada año para contemplar el vuelo de alimoches, cigüeñas negras, buitres o águilas imperiales. El parque se localiza en el centro de la provincia, en el triángulo formado por las ciudades de Plasencia, Trujillo y Cáceres.

Hervás

Se trata del municipio más poblado de la comarca del Valle del Ambroz. Si por algo es famosa es por el entramado de calles de su histórico barrio judío, que ha mantenido su atractivo desde el siglo XV hasta nuestros días.

Otros sitios que la hacen especial son la Iglesia Castillo de Santa María de Aguas Vivas, ubicada desde el siglo XIII en la zona más alta de Hervás con magníficas vistas del pueblo; el Convento Trinitario – Iglesia de San Juan Bautista, con una gran fachada del siglo XVII que imita ladrillo rojo; y el Palacio de los Dávila y su jardín, pertenecientes al siglo XVIII.

Estos lugares han sido elegidos de forma subjetiva y arbitraria. Cáceres alberga muchos más rincones que tienen el don de sorprender, no solo por su belleza paisajística y arquitectónica, sino por su capacidad de sumergirte en una mezcla de nuevas sensaciones. Algunos de los que faltan podrían ser la ciudad de Plasencia, Las Villuercas, los Dólmenes de Alcántara, las Ruinas de Cáparra, Granadilla, y un largo etcétera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *