Viaje a Islas Eolias Italia

Las Islas Eolias, pertenecientes a Italia y situadas al norte de Sicilia, han despertado desde muy antiguo la imaginación de los hombres, por su carácter volcánico y su naturaleza. Los griegos situaron en ellas la morada del dios de los vientos, Eolo. Además, según otra leyenda, Hefestos tenía la fragua donde fabricaba las armas de los dioses en el interior del cráter del volcán de la isla de Vulcano.

Volviendo a la realidad, el primer interés de los hombres por las islas fue la obsidiana, un material volcánico de extrema dureza con el que se fabricaban herramientas y armas antes de la edad de los metales.

Con la era de los metales pasó el interés por dicho material, pero las islas continuaron atrayendo por cambiantes razones a las diversas civilizaciones que moraron en ellas; griegos, romanos, bizantinos, españoles … Entre los atractivos, una generosa agricultura mediterránea basada, como no, en la viña y el olivo, además de otros productos más exclusivos como las alcaparras, la extracción de la piedra pómez, las salinas (que dieron su nombre a una de las islas), la pesca y su estratégica situación que favoreció además que los habitantes de las islas se convirtieron en osados navegantes.

Tras un periodo de declive, el turismo empezó a florecer en los años cincuenta y sesenta atraídos por un redescubrimiento del archipiélago, en el que los mitos del Olimpo fueron esta vez mucho más terrenales: el mundo del cine mostró en pantalla la exuberante belleza de las islas; la película “Vulcano” de Ana Magnani , rodada en las islas de Vulcano y Salina y, sobre todo, el filme “Stromboli” dirigido por Roberto Rosellini e interpretado por Ingrid Berman, se encargaron de dicho relanzamiento atrayendo a las islas un turismo deseoso de encontrar un destino realmente diferente y original.

Con la declaración de las Eolias como Patrimonio de la Humanidad se reconoció su valor y la necesidad de preservarlas; se suspendieron las actividades industriales como la extracción de la piedra pómez y se ha producido una recuperación de los cultivos tradicionales que dan nombre a productos de selección como los vinos mundialmente conocidos (entre ellos las diferentes malvasías), las alcaparras y, en los últimos tiempos, el aceite de oliva. La infraestructura turística, incluso en los tiempos del primer boom, ha sido respetuosa con el paisaje y la arquitectura tradicional, y se orienta cada vez más hacia el lujo, el bienestar y en lograr que el turista tenga una experiencia auténtica e inolvidable.

El viajero apreciará enseguida que cada isla de las que forman el archipiélago puede ofrecerle una vivencia completamente diferente; desde el importante legado histórico de Lipari hasta la “marcha” de Panarea, pasando por la fascinación de Stromboli o la exuberancia de Salina, sin olvidad la autenticidad de Alicudi y Filicudi y la experiencia volcánica de Vulcano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *