Nord – Pas de Calais

Nord – Pas de Calais (Francia), con carácter propio

Nord – Pas de Calais nos seduce con sus territorios llenos de paisajes con encanto, un mestizaje de culturas que se plasma en su historia y patrimonio y nos da a conocer una excepcional gastronomía que nos sorprenderá.

Lille, la capital, es una metrópoli que fue flamenca, borgoñona y española antes de ser francesa, por lo que posee un gran patrimonio arquitectónico y una gran riqueza cultural y punto de referencia después de ser Capital europea de la Cultura en 2004; donde la cultura se vive y se comparte a diario entre sus habitantes y todos aquellos que quieran unirse.

Lille nos seducirá por sus edificios de los siglos XVII y XVIII con sus fachadas esculpidas, coloridas y sus venerables mansiones dominadas por el estilo barroco flamenco. Destaca el antiguo edificio de la bolsa construido en 1652 y sus numerosos museos entre los que sobresale el Museo de Bellas Artes, el segundo museo de Francia en importancia por sus excepcionales colecciones, después del Louvre de París: Donatello, Rubens, Monet, Goya son solo algunos de los grandes maestros que aquí podemos admirar. El Museo del Hospicio Comtesse está edificado en el antiguo hospital fundado en 1237 por Juana de Flandes y expone objetos de la vida cotidiana como azulejos, pinturas, muebles que relatan la gran riqueza de la ciudad.

Otro de los atractivos de la ciudad es el “braderie” (mercadillo), el mayor rastrillo de Europa conocido a nivel mundial, cada fin de semana del mes de septiembre a lo largo de kilómetros de calles, se dan cita los vendedores que se despojan del contenido de sus desvanes. Son multitud de personas y visitantes de todos los lugares que se agolpan recorriendo sus calles a la vez que degustan los populares mejillones con patatas fritas.

La ciudad posee además numerosos restaurantes donde podemos disfrutar de la buena gastronomía del norte.

Ciudades de Arte e Historia.

Arras, así como Lille, Roubaix, Cambrai, Boulogne-sur-Mer, Douai y Saint-Omer, gozan del sello nacional de «Ville d’Art et d’Histoire». (Ciudades de Arte e Historia). El Ayuntamiento, las «boves» y la «carrière Wellington» (galeríassubterráneas), el museo de Bellas Artes o la catedral, son algunos ejemplos de su patrimonio cultural a descubrir.
Arras además destaca por sus tejidos “arrazzis”, unos tapices reconocidos en toda Europa.

Saint Omer

Los “Beffrois” , – Atalayas -. Patrimonio Mundial de la UNESCO.
17 de los 50 “beffrois” del Nord-Pas de Calais están clasificados como Patrimonio Mundial de la UNESCO. Forman parte de una zona cultural que va desde Picardía hasta el sur de Holanda. El beffroi es siempre el lugar de encuentro de grandes eventos y fiestas populares muy coloridas. Estos impresionantes ancestros de los ayuntamientos son construidos, coronados y decorados con leones, sirenas y dragones protectores decorados con pan de oro. El más antiguo de ellos, en Boulogne-sur-Mer, vió a Godefroy de Bouillon ir a la primera Cruzada, mientras que el más alto (104 m), en Lille, alberga la primera radio regional de Francia.

Existen 17 beffrois para visitar: Dunkerque, Gravelines, Bergues, Bailleul, Armentières, Comines, Lille, Loos, Douai, Cambrai para el Nord ; Calais, Boulogne-sur-Mer, Hesdin, Aire- sur-la-Lys, Béthune, Arras para el Pas-de-Calais.

Los Gigantes y Carnavales, Patrimonio de la UNESCO.
“Gayant” en Picardo o “Reuze” en Flamenco, ambos significan Gigante. El Nord-Pas de Calais cuenta con más de 300 gigantes hechos de mimbre que representan héroes populares, fundadores o profesiones. Los gigantes son los reyes de los carnavales ya que la región cuenta con 110 fiestas populares en las que el pueblo es dominado por gigantes que bailan para ellos , los dos eventos más antiguos y sus “gayants”» y “reuzes”, en Douai y Cassel, han sido clasificados como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

Una antigua arquitectura rica y diversa.
Mezcla de la influencias que recuerda mucho la arquitectura del Renacimiento flamenco como gran característica de las ciudades burgueses del Nord-Pas de Calais. También se entremezclan sutiles influencias de renacimiento flamenco, holandés y francés e incluso algo de anglosajón. Todo ello se ve en sus pueblos con volutas y conchas, balcones, voladizos o pasajes abovedados, gárgolas o rosetones… La «Vieille Bourse» (antigua bolsa) flamenca o el ayuntamiento Beaurepaire (francés) en Lille, el «baillage» de Aire-sur-la-Lys, las Plazas de Arras, Notre-Dame de Calais son un ejemplo de esta influencia en el estilo arquitectónico del Nord-Pas de Calais hasta el siglo XXI.

Ciudades fortificadas.

El Norte de Francia fue por mucho tiempo disputado por Borgoña, Flandes, Inglaterra, España y Austria. Se convierte en territorio francés bajo el reino de Luis XIV, gracias al genio de Vauban y a la elaboración de su ilustre «Pré Carré» (fortificación) que va del mar hasta las Ardenas.

Hoy en día este maravilloso legado lo encontramos en 18 de las más bellas murallas y fortificaciones para visitar: Gravelines, Bergues, Lille, Condé-sur-l’Escaut, Cambrai, Bouchain, Landrecies, Le Quesnoy, Maubeuge, Avesnes-sur-Helpe para el Norte ; Aire-sur-la-Lys, Calais, Ambleteuse, Boulogne-sur-Mer, Montreuil-sur-Mer, Watten, Saint-Omer, Arras para el Pas-de-Calais.

Dambleteuse

Los molinos, símbolos de su paisaje.

Por su peculiar clima, país de viento y de ríos, el Nord-Pas de Calais es adornado por sus molinos. En el Audomarois, los Siete Valles, el Avesnois, las ruedas de los molinos aún juegan con el agua. Eco museos, restaurantes o residencias, la mayoría de ellos
han encontrado una segunda vida. En Flandes, el Artois y el Hainaut, el viento hace dar vueltas a sus hélices y algunos de ellos aún pueden moler granos.

Numerosos personajes célebres han nacido o han dejado sus huellas en Nord-Pas de Calais, cómo Henri Matisse; Charles de Gaulle donde podemos visitar el Museo Charles de Gaulle en su casa natal de Lille; o podemos ir tras los pasos de Victor Hugo, al detenerse para comer en la posada de Montreuil-sur-mer el 4 de septiembre de 1837, a Victor Hugo se le ocurrió la idea de escribir su célebre novela “Los Miserables”; Maximilien de Robespierre. «El Incorruptible» también conserva un Museo en su casa natal en Arras; Louis Blériot. Ingeniero y piloto nacido en Cambrai, fue el primero en atravesar el Canal de la Mancha en avión.

El carbón convertido en un gran patrimonio.

Del carbón al turismo, denominado el país del oro negro, fue un motor económico muy importante en l siglo XVIII , El 21 de diciembre de 1990, los últimos pedazos de carbón fueron extraídos de las minas de Oignies. Hoy en día escoriales y antiguas fosas son hoy en día lugares de Historia, de paseos y de exploración para todos. En el Centro histórico minero de Lewarde
situado en una antigua fosa, guiados por antiguos mineros, los visitantes recorrerán y descubrirán toda la historia de la explotación del carbón y de la vida cotidiana de los mineros de la región Nord-Pas de Calais.

Naturaleza que moldea el territorio.

Naturaleza que invita a respirar y relajarse por todos los costados en medio de paisajes singulares para todos los gustos a descubrir en bicicleta a caballo o a pie por sus tres parques regionales Scarpe-Escaut , Avesnois , Caps y Marais d’Opale

“Côte d’Opale”, la Costa de ópalo: las playas en los Cabos.

La Costa de ópalo abarca 120 km de costa que separan Bray-
Dunes de Berck-sur-Mer, pasando por Dunkerque y de su legendario carnaval. Calais y el túnel bajo el Canal de la Mancha que unen el campo inglés en 1 hora de tren, el sitio protegido de los 2 Cabos : «Caps Gris-Nez y Blanc-Nez», frontera entre la Mancha y el Mar del Norte. Pero también, de Boulogne-sur-Mer, primer puerto pesquero francés, sin olvidar el Touquet un balneario de renombre.

Actividades deportivas únicas.

Nord-Pas de Calais es reputado por sus largas playas y sus dunas de arena fina que son hoy en día el lugar de cita para todos los amantes de deportes de deslizamiento como la vela, el speed-sail, el windsurf, el funboard y sobre todo “el carro a vela”, que se practica durante todo el año y es accesible a partir 8 años.

Eventos en el mar:

Cometas en Berck-sur-Mer. Del17 al 25 de abril 2010. Miles de cometas invaden el cielo de Berck.
Esculturas de arena en Touquet de abril a agosto 2010.

El Nord-Pas de Calais posee 48 “Museos de Francia” y una centena de sitios museográficos:
“La Piscine”, Museo de Arte e Industria de Roubaix, alojado
en un edificio excepcional de Art decó: la antigua piscina municipal, es de por si una obra de arte.
El museo Matisse, de Cateau-Cambrésis. Creado por Henri Matisse, en su ciudad natal, con más de 170 obras del que todos reconocen como uno de los mejores pintores del siglo XX. Picasso, Miro, Chagall,Léger…El Museo del Hotel Sandelin en Saint-Omer. Este magnífico hotel alberga las colecciones del museo desde 1904.
El Museo de Bellas Artes de Valenciennes entre otros muchos…

Los museos de Nord Pas de Calais:

En Villeneuve d´Ascq, cerca de L´Ille, en otoño de 2010 está prevista la reapertura del Museo de Arte Moderno. En su colección destacan obras maestras maestras cubistas de Georges Braque, Picasso, Joan Miró o Modigliani.

Mientras que en 2012, “ el Louvre abre sus puertas en Lens”: la construcción del Louvre-Lens
responde a las necesidades de modernización que el Palacio Real (abierto desde 1793) . Unas 600 obras con notoriedad internacional -es decir unos 17 000 a 22 000 m² decolecciones que el Louvre parisino no puede exponer por falta de espacio- serán finalmente expuestas en el Louvre-Lens bajo condiciones excepcionales.

Por último cabe destacar su sorprendente gastronomía con platos y especialidades muy originales con carácter propio como son “el hochepot, la carbonade o el waterzoi. Es típico el conejo asado con ciruelas pasas, la lengua ahumada con foie-gras, endivias asadas con un poco de azúcar o una gota de ginebra…

Tierra de cerveza, Nord pas de Calais se convierte en una de las dos grandes regiones francesas de producción esencialmente artesana con gran variedad de cervezas especiales como son “el Angélus”, “Cuvée des Jonquilles” – cuba de junquillos – , “Choulette”, o la famosa “Ch´ti”. Tampoco hay que olvidar la producción de Ginebra con una larga tradición.

Los “Estaminets” son restaurantes tradicionales, propios con un ambiente acogedor y auténtico donde uno se reúne para disfrutar de la cerveza y entablarse con los distintos juegos de mesa tradicionales cono el “bouchon”, “quilles” –bolos-, “le jeu de la grenouille” , – juego de la rana-, entre otros muchos.

Tierra de quesos, gracias a sus excepcionales pastos donde destaca el queso “Maroilles” que ya se fabricaba en el siglo X, aunque existen más de 35 quesos regionales para descubrir.

Con el primer puerto pesquero del norte de Francia en Boulogne-sur-Mer, destaca en su los pescados y mariscos.

Para todos aquellos que todavía no hayan visto la película “Bienvenidos al Norte”, se la recomendamos, relata fielmente el carácter y costumbres de Nord Pas de Calais.

Cómo llegar:

En avión:

  • Conexión en coche desde los aeropuertos de París y Bruselas:
    Desde Madrid hacia los aeropuertos Paris Charles de Gaulle (París- Lille 220 km) y Bruselas (120 km de Bruselas a Lille).
  • Conexión en TGV desde los aeropuertos de París y Bruselas: Paris – Lille (1h), Aeropuerto de Paris CDG-Lille (45min), Lille –
    Londres (1h20), Lille – Bruselas (35min)

Quizás te interese ver nuestra guía sobre Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *