Las playas de Madrid

Aunque ningún mar ni océano baña la Comunidad de Madrid, sí que lo hacen numerosos ríos, y aprovechando eso hay varias piscinas naturales en plena naturaleza que nada tienen que envidiar a las playas de Benidorm.

Cambia la arena playera por la montaña y el agua salada por la dulce que discurre por los ríos de la capital. Si no puedes irte a la costa, este es tu plan perfecto:

Quizás te interese nuestro articulo sobre vías verdes en Madrid.

Piscinas naturales de Buitrago de Lozoya

Las instalaciones se encuentran a 70 km de Madrid, perfectamente acondicionadas y en un entorno perfecto para disfrutar de la montaña y a la vez de un placentero baño.

Se encuentran en el recinto recreativo de Riosequillo, una zona con un aforo de 20.000 personas excelente para practicar deporte, descansar o disfrutar de una jornada de tranquilidad en sus extensas y verdes praderas.

Piscinas de Cercedilla, Las Berceas

Situadas en plena naturaleza y cercanas a numerosas rutas de senderismo o bici para descubrir el entorno del Parque Nacional de Guadarrama. Césped, agua fresquita proveniente del río y un paisaje excepcional a escasos 60 km de la capital.

Piscinas naturales de Rascafría, Las Presillas

Están situadas en el valle del Paular, en el trascurso del río Lozoya. La zona es excelente, praderas enormes donde plantar la toalla y tres piscinas completamente naturales en el cauce del río. Además, el acceso al recinto es gratuito, no hay excusa para no venir.

El pantano de San Juan

Este embalse es la auténtica “playa” de Madrid. A una hora del centro se encuentra este enclave perfecto para desconectar del bullicio de la ciudad y quitarse el calor. Con 14 km de zonas playeras, es sin duda uno de los sitios favoritos de los madrileños para darse un chapuzón fuera de la típica piscina sin tener que desplazarse al litoral. Es el único pantano de la comunidad en el que está permitido el baño, y no le falta de nada, dispone de zona nudista y se pueden practicar varios deportes acuáticos como piragua, vela, pesca…de todo.

Ventaja añadida de ir a alguna de estas zonas es que, además de refrescarnos y pasar un buen rato, se puede aprovechar y realizar otras actividades, ya que estas piscinas están en plena montaña y de allí salen infinidad de sendas con las que conocer mejor el entorno de las afueras de la comunidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *