Viaje a la isla de Sark

La isla de Sark: viaje a una isla medieval que no puedes perderte

Todo lo relacionado con el medievo nos suena a viejo, a algo que nos cuentan los libros de historia o las películas del Rey Arturo, y si queremos ver más sobre esa época solemos recurrir a los museos. ¿Y si no hiciera falta? ¿Y si pudiéramos visitar un feudo real hoy?

No, no es una locura, es algo muy posible. Para ello tenemos que desplazarnos hasta la isla más pequeña del Canal de la Mancha, a la llamada Sark. Este minúsculo trozo de tierra situado frente a las costas de Normandía fue el último estado feudal de Europa, y no acabó hace siglos, sino hace muy pocos años, en concreto, en 2008. En aquel año tuvieron lugar las primeras elecciones democráticas de esta pequeña región. Se encuentra bajo soberanía británica, pero supone un ente independiente de Reino Unido.

Aunque en política han avanzado algo, la vida en la isla sigue siendo prácticamente igual que en la Edad Media. No hay carreteras construidas, los coches están prohibidos, tampoco hay luces en las calles… la vida moderna tal y como la conocemos no tiene cabida aquí. Hasta la ambulancia o el camión de bomberos tienen prohibido el uso de motores, tienen que ser remolcados por un tractor agrícola.

¿Qué hacer en la Isla de Sark?

Si buscas unas vacaciones con encanto y tranquilas, la isla de Sark es el paraíso. Con apenas 600 habitantes podremos encontrar un remanso de paz inigualable y adentrarnos de lleno en la vida tal y como era antes. Únicamente se permiten los vehículos sin motor, como las bicicletas, y dado el pequeño tamaño de la isla, unos 5 km cuadrados, recorrerla a golpe de pedal es una opción estupenda. Otra forma de pasear por la zona son los carruajes de caballos, que le da al recorrido un sabor más original.

Si te gusta el senderismo, Sark es un sitio apasionante para realizarlo. Las vistas son magníficas, con acantilados increíbles, una naturaleza virgen y playas de arena blanca.

Cárcel de Sark

¿Qué ver en la Isla de Sark?

Sark cuenta con dos iglesias, dos bares, una escuela y hasta una sala de fiestas para que sus habitantes se diviertan. Tan solo tienen un policía, voluntario además, pero ¿para qué necesitan más? Por si el ambiente se tensa, disponen también de una cárcel con dos celdas, pero casi siempre está vacía.

Playa de Sark

Es uno de los lugares menos contaminado de Europa. Debido a todas las restricciones de esta localidad, apenas producen contaminación, y esto se nota en sus paisajes. El verde es el color predominante, una naturaleza casi impoluta. Además, como no permiten luces, es un sitio excepcional para observar las estrellas y demás fenómenos astronómicos.

¿Cómo llegar?

No dispone de carreteras, así que mucho menos de un aeropuerto. La única forma de llegar allí es vía marítima, es decir, en barco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *