Ruta de los viñedos en Francia

ruta-vino-en-francia

Uno de los principales alicientes de Francia es, qué duda cabe, su gastronomía, donde tienen cabida todo tipo de platos, muchos de los cuales ya forman parte de la cultura de la buena mesa a nivel internacional. Y para los entendidos, es también el país del que surgen los mejores vinos. De todas las regiones de Francia, Borgoña es la que cuenta con un mayor de muestras de viñedos a lo largo y ancho de toda su geografía; una estupenda manera de llevar a cabo un turismo diferente.

La zona de Borgoña cuenta con varias rutas preparadas para conocer sus vinos, que cada año reciben gran afluencia de turistas. Gracias a ellas es posible conocer las variedades más famosas y peculiares del país, la forma en que se cultivan los viñedos y, por supuesto, catarlos. Una experiencia que cualquier aficionado al vino no puede pasar por alto.

La principal de las rutas es la llamada De los Grandes Vinos, o también De los Campos Elíseos. Es la más extensa, puesto que en su recorrido tendremos la ocasión de conocer, a través de poblaciones como Dijon, Beaune o Santenay, hasta veinticuatro de los treinta y tres vinos de la región de Borgoña. En concreto, nos permitirá pasar por las plantaciones de Maranges, Couchois y Côte Chalonnaise. De cada una de ellas surgen diferentes denominaciones de origen que se exportan a todo el mundo.

De manera similar tenemos la ruta de Mâconnais-Beaujolais, que discurre por Roche de Solutré. De ella salen, entre otros muchos, los famosos vinos frutales de Francia. Un poco más al norte nos encontraremos con la ruta de los vinos de Yonne, en la que además de catar vinos como los procedentes de Chablis, Auxerre o Joigny nos permitirá disfrutar de hermosos paisajes de la campiña. Por último, contamos con una ruta de más reciente aparición, la del Crémant, que discurre cerca de Châtillon-sur-Seine.

A lo largo y ancho de las rutas no nos será difícil encontrar restaurantes u hospedajes en los que catar los vinos específicos de la región, y es que en Francia existe una normativa, De vignes en caves (De viñas en bodegas) a la que pertenecen un total de 282 viticultores dispuestos a difundir su producto y su tradición, permitiendo así que ésta mantenga su frescura y personalidad a pesar de los adelantos tecnológicos y la superproducción de otras regiones.

¿Cómo realizar las rutas de los vinos?

Son numerosos los operadores de viajes que ofrecen tours a cualquiera de estas rutas, conscientes de que se trata de uno de los aspectos más llamativos de Francia para cualquier turista. Sin embargo, si viajamos y tenemos intención de alquilar un coche para movernos por nuestra cuenta, podremos seguir las indicaciones y realizarlas sin demasiada complicación, permitiéndonos ahorrar dinero y al mismo tiempo sumergirnos de manera mucho más profunda en la tradición viticultora. Y, por supuesto, ahondar en el paisaje y el medio natural que le rodea.

El otoño es una época estupenda para visitar Borgoña. El verano suele ser bastante cálido, en ocasiones sofocante, por lo que no resulta recomendable realizar una ruta larga en estos meses; podemos terminar exhaustos y no lo disfrutaremos como es debido. El invierno, por su parte, también tiende a alcanzar temperaturas bastante bajas. Los puentes de octubre y noviembre, cuando el frío todavía no se ha aposentado en los campos, pueden ser una buena elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *