Que ver en Jaen provincia

Jaen provincia que ver y hacer

La comarca de El Condado, atrapada entre las estribaciones de Sierra Morena y el valle del Guadalimar, afluente del Guadalquivir, ocupa un vasto territorio en el límite de las provincias de Jaén y Ciudad Real. Fue un espacio fronterizo durante siglos entre los mundos cristiano y musulmán y, luego, tierra de paso entre la meseta sur y el valle del Guadalquivir, quedando algo relegada. De este olvido trató de rescatarla, sin mucho éxito, el racionalismo ilustrado del reinado de Carlos III. Tres poblaciones se crearon en la comarca gracias al plan impulsado por el monarca: Arquillos, Montizón y Aldeahermosa.

En el primero, conocido como la Puerta de El Condado, está ya avanzado el proyecto de un Centro de Interpretación sobre aquella época. Quedan en pie la torre del Reloj y la iglesia de la Inmaculada, con su fachada neoclásica. Haz un alto en la pastelería de Andrés Martínez (avda. Andalucía, 22) para comprar sus célebres pericones de San Antón, un dulce de origen morisco. A la hora del aperitivo, pasa por el bar Los Gasparines.

No tiene  pérdida, está en el centro.Por Montizón pasaba la llamada vía de Aníbal o vía Augusta, que llevó a las tropas cartaginesas a través de la Península Ibérica hacia su victoriosa campaña sobre Roma. Quedan en El Condado más calzadas romanas, pero están perdidas debido al uso agrícola. Los alrededores del pantano de Dañador y las dehesas de Sierra Morena son uno de los destinos preferidos por los cazadores, que hasta hace poco eran los principales visitantes de la comarca.

Consulta nuestra guía sobre que ver en Jaen capital.

LA RUTA DE LOS ÍBEROS

Asodeco la Asociación de Desarrollo de la Comarca, ha realizado en los últimos años un importante trabajo con los recursos turísticos de El Condado. En todos los pueblos encontrarás paneles que explican la historia de los principales monumentos y ellos están detrás de muchas iniciativas novedosas como la Marca de Calidad Territorial, un riguroso distintivo que ostentan establecimientos y productos, o la incipiente creación de una red de centros de interpretación.

Una de sus iniciativas es la Ruta del Descubrimiento del Mundo Rural, que ofrece, además de alojamiento en albergues rurales, un recorrido guiado por empresas que aprovechan los recursos de la zona. Otra de sus propuestas es la Ruta de las Cañadas Reales, una divertida manera de adentrarse en los espacios menos conocidos de El Condado. Su penúltimo proyecto es el Viaje al Mundo de los Íberos. Mientras se pone en marcha, acércate hasta el museo Arqueológico de la localidad de Castellar. Está ubicado en el torreón del castillo de Pallarés. Una buena idea es contactar con Lucas Rubio  que te explicará los secretos de los yacimientos íberos del municipio. Y un guiño para los golosos: la dulcería Macías (avda. José López, 17) con sus tortas dormías, roscos de sartén y borrachuelos.

Tampoco debes pasar por alto el paraje de La Guarida, en Santisteban del Puerto. Y a dos pasos, encontrarás el parque Arcosaurio, junto a unas icnitas descubiertas recientemente. Cierra tu ruta descubriendo el pasado árabe de la comarca en las villas de Vílches y Sorihuela.

Serranías y olivares infinitos

“Provincia Marítima de la Sierra de Segura”. Así rezaba la orden que, a mediados del siglo XVIII, promulgó el Ministerio de Hacienda para proveer de madera a la Armada española, convirtiendo sobre el papel a este rincón perdido en el extremo noroccidental de la provincia de Jaén, en algo así como un puerto de mar. Bromas aparte, la orden supuso una contundente ruina para el patrimonio natural de la comarca, ya que se esquilmaron sus montes para construir, en primer lugar, la célebre Real Fábrica de Tabacos de Sevilla y, luego, navíos de guerra. Las estimaciones apuntan a que en los cien años que duró la explotación de los mismos se llegaron a talar cerca de 300 millones de ejemplares. De todo aquello queda una historia para contar y la imaginación para recrear cómo era la comarca antes.

TIERRA DE MIRADORES

De las tres entradas naturales que tiene la sierra (La Puerta de Segura, al norte; Beas de Segura, en el centro; y Torre del Vinagre, al sur), la más próxima a El Condado es la de Beas. Aquí la Fundación Patrimonio, encargada de idear y gestionar un ambicioso plan de doce espacios temáticos en la sierra de Segura, abrió a principios de enero el Centro de Interpretación Beas de Segura (La Villa, 64), dedicado a la figura de santa Teresa de Jesús. Funciona de miércoles a domingo de 11 a 14 h y de 16 a 20 h, y la entrada cuesta 3 €. El otro espacio abierto recientemente es el de Siles, dedicado a los Oficios del Bosque e inaugurado a mediados de diciembre de 2006 en el Centro de Interpretación y Acogida de Visitantes de El Sequero (ctra. de Hellín, 21). Se trata de un antiguo secadero de piñas.Si accedes al espacio protegido del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas desde Beas, verás el cambio del paisaje olivarero al alto pinar en Cañada Catena.

Camino de Cortijos Nuevos, el viajero tiene la sensación de haber llegado al paraíso terrenal. A tus espaldas quedará el Yelmo, una imponente mole montañosa desde donde se practican ala delta y parapente. Al frente, la singular sucesión de fortalezas y montañas nevadas que van desde el castillo de Segura, a tu izquierda el de Hornos, a tu derecha. De Segura era originario Jorge Manrique, poeta y guerrero del que se conserva su casa natal. En Segura para a comer en El Mirador de Messia Leiva , un coqueto local donde probar el ajo-atao (espesa salsa con patatas, ajo y aceite), una alubias con perdiz o algo de caza.

Ya tienes fuerzas para emprender la subida a la fortaleza de Segura, reconstruida tras ser dinamitada durante la Guerra de la Independencia. Acogió a mediados del siglo XIII la Encomienda Mayor de Castilla. Hoy, alberga un Centro de Interpretación del Territorio Frontera, donde se cuenta el devenir de la comarca a través de los siglos. Un consejo: reserva hora de visita al Túnel del Tiempo y te ahorrarás esperas innecesarias.

El pueblo está declarado Conjunto Histórico Artístico y se realizan visitas guiadas conjuntas al casco antiguo y el castillo. Desde los miradores de El Vadillo o Las Celadillas, en Hornos, obtendrás unas vistas maravillosas. Ambos son un lugar perfecto para acabar el recorrido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *