Holanda la tierra de los quesos

holanda-un-pais-de-quesos

Si existe un país al que se le debe agradecer por la producción mundial de quesos, es sin lugar a dudas Holanda. Este próspero país europeo se ha encargado desde la época medieval de producir los quesos más exquisitos del planeta y en diferentes variedades que en la actualidad se pueden encontrar en cualquier mercado de los cinco continentes.

La historia del queso holandés comienza 800 años a.C, cuando los pobladores que ocupaban el actual territorio holandés, preparaban productos a base de leche como mantequilla y queso. Las pruebas se encuentran en los restos de vajillas de barro encontradas. El mismo Julio César haciendo referencia a las tierras holandesas, escribió en un informe de guerra: “Este país no tiene agricultura, pero su alimentación consiste en leche, queso y carne”. Sin embargo, no sería hasta la edad media que el queso holandés tomaría relevancia internacional y se empieza a exportarlo a otros países de Europa. Esto sucedió durante los siglos XVI y XVII.

Son muchos los lugares de Holanda en donde se produce el exquisito queso, y comparten características como prados de hierba húmeda y tierra arcillosa donde las vacas se alimenten de la mejor manera. Estas zonas se encuentran principalmente en la costa norte y la región meridional de HolandaAlkmaar es una de estas ciudades completamente entregadas al furor y sabor del queso. Es más, posee un Museo del Queso muy visitado por los turistas. Muchas personas consideran como todo un espectáculo cuando el Gremio del Queso sale a pesar los quesos en la vía pública de la ciudad y que luego son vendidos en el Mercado del Queso.

Los tres tipos principales de queso que se producen en Holanda son el famoso Gouda, el Edam y el Massdam. El más antiguo de todos es el Queso Edam, produciéndose por primera vez en el siglo XV. Se caracteriza por su no tan intenso olor, su corteza de suave sabor y por tener 40% de contenido de grasa.

El Gouda empezó a producirse en el siglo XVII en la ciudad del mismo nombre. Se trata de un queso  semi-curado, de sabor intenso y con un 48% de contenido de grasa. Se utiliza mayormente como aperitivo.

El Massdam se caracteriza por ser de corteza dura con agujeros. Es el de más reciente creación entre los antes mencionados y es perfecto para comerlo derretido en un pan tostado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *