valverde-de-la-vera
Posted By viajeeuropa
Valverde de la Vera

Una ciudad situada entre un abrupto paisaje verato con picos elevados y con tradiciones muy singulares, eso es Valverde de la Vera. Se sitúa al sur de la Sierra de Gredos en la provincia de Cáceres, en España. Con más de 600 habitantes se trata de un lugar que mantiene viva su cultura y sus costumbres, como la Procesión de los Empalaos, el acto más significativo.

Las calles de Valverde de la Vera recorren un paisaje de casas tipicas de estilo verato

Dar un paseo por este pueblo es recorrer un camino de historia y prácticasrealizadas desde su fundación en el siglo XIV. Fiel a la arquitectura popular de los asentamientos de las veras, Valverde posee calles típicas, estrechas, sinuosas y que cuentan con un sistema de regueras que llevan el agua a todos los puntos del casco urbano para facilitar tanto su limpieza como el riego de las huertas.

Las viviendas están construidas con un estilo de arquitectura judeo-medievalcada una muy cerca de la otra para combatir las bajas temperaturas del invierno. Para erguir estas casas se utilizó en cada planta baja la piedra, el adobe con madera en la planta superior y sobrao, un material propio de las casas veratas, que se usa para mantener el calor en cada hogar.

Valverde de la Vera fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1971. Esto se debe a la belleza de su patrimonio. Uno de las visitas obligadas del lugar es La Picotauna obra gótica que data de la primera mitad del siglo XVI, donde están esculpidos los escudos de las primeras familias patricias: los Zúñigas y los Monroy.

Por otro lado, se encuentra el Castillo formado por la Torre del Homenaje, una muralla de planta cuadrada y torres en sus esquinas, construido en el siglo XV. Además deben visitarse la Iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes Claras, de finales del siglo XV, dotada de tres naves con columnas y cubierta de madera; y la Plaza Mayor.

En cuanto a las tradiciones de Valverde la que se destaca es la famosa Procesión del Empalao, la noche del Jueves Santodonde un hombre movido por una promesa realiza un Vía Crucis. Lleva un velo blanco en el rostro y una enagua, su torso desnudo y los pies descalzos. Posee un timón de arado sujetado por sogas en los brazos, tiene sobre el velo una corona de espinas y a la altura de sus manos se colocan unos objetos con aros que producen sonido. Lo acompañan una persona oculta bajo una túnica llamado Cirineo, quien alumbra su camino y con sus familiares.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *