Que ver en Frankfurt

frankfurt que ver hacer y comer

Frankfurt que ver y que hacer

En este nuevo articulo te proponemos un viaje al centro alemán de los negocios, Frankfurt. En ella podrás disfrutar de la mejor gastronomía alemana y por supuesto de la mejor cerveza.

Frankfurt es un importante centro de negocios desde el siglo XII. La bolsa de comercio es una de las seis más importantes del mundo, se fundó en 1595. Los rothschild abrieron su primer banco en 1798. Esta es una ciudad reconstruida, ya que el 80% de los edificios originales fueron dañados o destruidos en ataques aéreos durante la guerra.

La mayoría de los museos está a orillas del Main (Meno) en Schaumainkai. Los museos de Arquitectura (Deutches Architekturmuseum) y de Artes Decorativas están en bonitas villas patricias, ampliadas con modernos e interesantes edificios.

Quizás te interese si estas por la zona ver la ciudad de Wurzburgo o incluso ver la ciudad de Bingen.

La cocina en Frankfurt

La gastronomía y la hostelería alemana ha alcanzado a lo largo de estos últimos decenios un alto nivel. Los aficionados a la buena mesa encuentran cada vez más restaurantes que pueden compararse con las grandes casas francesas o italianas. Severas y sustanciosa, la cocina de Frankfurt, como la alemana en general, es la de un lugar de clima frío, rica en carnes, en sopas, en salsas y preparaciones dulces.

Alemania entera disfruta con sus famosas salchichas (wurst) y con el codillo de cerdo con sauerkraut o col fermentada. La patata se emplea tanto en ensaladas (Kartoffelsalat) como en postres (Kartoffelpuffer), además de fritas, hervidas sin pelar, asadas, en puré, etc.

Uno de los postres caseros más habituales es la tarta o pastel de frutos del bosque, ya sean grosellas, frambuesas o moras. La tarta más típica es la de cerezas de la Selva negra.

La bebida casi única es la cerveza. La weizenbier está hecha con trigo, en vez de cebada malteada. La rauchbier es ahumada. Alemania en conjunto ocupa el primer lugar en la clasificación internacional del consumo de cerveza.

El vino del Rhin o Rin es famoso desde la Edad Media. Su afluente más famoso es el Mosela, que desemboca en el Rin en Coblenza. El curso zigzagueante de este río atraviesa inclinadas laderas donde se ha cultivado la vid desde la época romana. Los vinos blancos del valle de Mosela son de una calidad similar a los del Rin.

De compras en Frankfurt

El centro comercial de la ciudad se sitúa en el centro, cerca de Goethe Haus, en el Zeil. Tiendas de moda con prendas de marca, exclusivos diseños y negocios de joyería, se concentran en Goethestrasse, la SChillerstrabe y alrededores.
Las especialidades culinarias se compran en las Fressgass, donde sus tiendas de comida ofrecen las típicas salchichas, como Frankfurter Würstchen, además del Ebbelwoi (sidra).

Comida típica de Frankfurt puede encontrarse fácilmente en el Kleinmarkthalle, un mercado diario, y en numerosos y rústicos mercados semanales que se sitúan junto al centro de la ciudad, en Nordend y Sachsenhausen.

Por último, pero no menos importante, quienes estén interesados en antigüedades y ropa de segunda mano, disfrutarán en Flohmarkt, un mercado al aire libre a orillas del Rin, en Sachsenhausen ( sábado por la mañana).

Recuerdos típicos que se pueden encontrar en las tiendas del centro de la ciudad son las jarras de la cerveza, las velas artísticas, especialidades culinarias como el mazapán baumkuchen (bizcocho en forma de torre), así como joyería artesanal, etc.

Los grandes almacenes más conocidos son los lederhosen bávaros, unos pantalones cortos de cuero color verde grisáceo o negro- los Dirnall-trajes de corpiño entallado y falda de vuelo con o sin delantal- y los sombreros con plumas.

Frankfurt de noche

La zona más popular para la noche es Sachsenhausen, con numerosos Apfelweinkneipen o sidrerías, donde sirven comida típica alemana como son las salchichas con col fermentada y el Handkäse mit Musik, queso con aceite, vinagre y cebolla. Una guirnalda de pino verde en la entrada indica a los paseantes que hay sidra recién elaborada. Los más conocidos son Wagner (Schweizer Strasse 71) y Zum Gemalten (nº67).

Al bistrot Operncafé (Am Opernplatz) es donde hay que mirar y ser visto. Está enfrente del teatro de la Ópera. Los yuppies prefieren el Bar Oppeheimer o el café cult, en el nuevo centro comercial del Schillerpassage.

De carácter cosmopolita, el Café Schirn, en el Römer, y Oscar´s en el hotel Frankfurter. El Alte Oper (teatro de la Ópera) se renovó en 1981 y fue dotado con tres salas de conciertos con una magnífica acústica. Sus programas incluyen música clásica, jazz y rock. La Festhalle es el escenario de muchos conciertos de música moderna y otros grandes espectáculos.

Algunos de los numerosos cines de la ciudad, más de 80, proyectan películas en versión original con subtítulos. Los cines de estreno están situados alrededor de la Hauptwache. Las entradas se pueden reservar telefónicamente.

El Zeil es la calle peatonal comercial por excelencia, mientras que las tiendas de vinos y comestibles especializadas se concentran en la Fressgasse (o Grosse Bockenheimer Strasse).

Hay dos casinos en los alrededores: el veterano de Bad Homburg ( a 17km), inaugurado en 1840 por los hermanos franceses Blanc, y el del balneario de Wiesbaden.

El puente de Hierro

El puente de Hierro del río Main, en Frankfurt fue construido entre 1868 y 1869 por una empresa privada de un conjunto ciudadanos, como un tercer puente, que cruza el río Main, uniendo el centro de Frankfurt con la ciudad de Sachsenhausen. Los otros dos puentes que cruzaban el Main, hasta ese momento, eran el antiguo Alte Brücke (Puente Viejo) y un puente de ferrocarril (hoy conocido como Friedensbruecke o Puente de la Paz).  Entre este último y el Puente de Hierro hay unos 13 museos. Por lo que la zona, se ha denominado como “La Orilla de los Museos”.

el puente de hierro en frankfurt

El puente era para uso peatonal ya que no había espacio en el lado de Frankfurt, para construir rampas de acceso para un puente de carretera. El puente de hierro fue reestructurado en el año 1911. El puente comenzaba en las orillas del río Frankfurt junto a la torre de aduana (Rententurm) .

Cuando el puente se inauguró, en septiembre de 1869, los usuarios tenían que pagar un peaje de una Kreuzer (moneda de ese tiempo) que se aplicó por los costos de construcción de120.000 florines. La cifra fue abolida cuando la ciudad se hizo cargo del puente poco tiempo después.

El puente en sí es de hierro, aunque también ciertas partes de éste son de piedra arenisca roja. El sendero de 174 metros de longitud ha sido modificado, en varias ocasiones, durante los últimos años; en la actualidad, es accesible para los niños y los discapacitados. Tras ser destruido, hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, el puente actual es una reconstrucción del antiguo Eiserner Steg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *